ALGUIEN A TU LADO…

Este post de hoy va de leer…. (salid corriendo los que podais, y mis fieles, a buscar un lugar cómodo donde poder sentarse).

Casi nunca hablo de mi pareja en mi mundo internauta, por pudor supongo, porque a él no le gusta demasiado la exposición en facebook, etc… esa a la que yo me he acostumbrado. Y hoy, hablando con dos buenas amigas mientras comíamos, he visto claro el tema de este post… ALGUIEN A TU LADO….

Llevo con mi marido/compañero/pareja/novio/amante/amigo (da igual el orden)… toda la vida casi literalmente, porque cuando nos conocimos yo tenia 15 años y el 17 y ahora tenemos 38 y 40… pues eso, toda la vida. Según algunas opiniones “jo, que envidia!”, según otras “hija, que aburrimiento” (he escuchado más lo de “qué envidia, qué suerte…”  y sobre todo “cual es el secreto??”). Porque entiendo que no es lo habitual, y no sé si deberia serlo. Yo solo sé que mi vida tal y como ha sido hasta ahora con sus luces y sus sombras no la cambiaria por nada, pero tampoco diría que ha sido fácil, diría que es un curro de narices (que hago encantada eso sí y del que estoy mas orgullosa que de nada en el mundo). Ah! y que me encanta/necesito aprender de lo que voy viviendo y hago bien o mal. Y otra cosa, que las relaciones de pareja son una balanza que hay que mantener en constante equilibrio!.

El caso es que hoy quiero pensar en voz alta respecto a las relaciones de pareja, con mi visión del que ha sido mi entorno hasta ahora y mi opinión al respecto.

¿Mujeres y hombres somos diferentes?.

Pues esta primera pregunta tiene una respuesta clara para mí, SI, porque de hecho cada persona, hombre o mujer somos diferentes por definición, a partir de ahí, quizá la educación y otros condicionantes o tópicos nos agrupen un poco pero no creo firmemente en las actitudes/aptitudes entre diferentes sexos, como decia, sí entre diferentes personas. Por eso, a pesar de ser heterosexual, puedo entender a la perfección que te puedas enamorar de personas mas allá de su sexo.

Dejando eso claro (ah!, y que si algo me gusta en esta vida es cambiar de opinión -pero nó a la ligera, ojo, con convicción profunda- … es como poder ser del equipo de futbol que siempre gana, tiene uno la oportunidad de cambiar de opinión, de punto de vista, crecer y evolucionar, y yo, lo aprovecho todo lo que puedo!!). También soy de relativizar, ponerme en el lugar del otro (intentarlo al menos), una joya vaya, ja ja ja ja, un poco intensa?, pues si, seguramente si ;).

Otras preguntas frecuentes al respecto:

¿Mi pareja es mia?.

Pues rotundamente no…. esto que parece evidente, creo que es un problema de fondo en muuuchas de las relaciones que he visto a lo largo de mi vida. Y si no se es del todo consciente, pues sí que hay que tener suerte para que la cosa funcione. Esa losa de la posesión que el ser humano tiene… y que le impide para tantas cosas…. DISFRUTA DE TODO! NO HACE FALTA QUE SEA TUYO! es más!, tiene mas mérito así 😉

¿Mi pareja me quiere tanto como yo a el?.

Veamos, el amor se puede medir?, si hemos aceptado que las personas somos diferentes, podremos entender que queremos de formas distintas?. Aunque quisiéramos “igual” de cantidad, (si esto se pudiera medir), nadie nos ha dicho que “querer” sea una cosa concreta que se hace de un solo modo y sobre todo que ese modo sea el CORRECTO. Creo que muchas veces las personas no son capaces de ver todo lo que sus parejas les quieren porque esperan recibir exactamente lo que dan, en tiempo y forma y la cosa no funciona así. A este punto, el de quererse, habria que añadir un anexo importante, la AUTOESTIMA. En la medida que uno mismo se quiere, está preparado para querer y dejarse querer. La autoestima, esa cosa misteriosa que cuesta mas mantener en buen estado que un cuerpo 10, aunque parezca mentira, es responsable de grandes desastres amorosos… Si no te quieres lo suficiente, crees que los demás tampoco lo hacen, si no te gustas, crees que no puedes gustar, y esta pescadilla que se muerde la cola en lo emocional es, creo, nuestro peor enemigo. Nos causa inseguridades y agujeros negros que descontrolados, se lo pueden comer todo.

Los celos ¿son normales?.

En esto, y aceptando todas las teorias, considero que tener un sentimiento incipiente de celos en ocasiones, nos pone alerta, nos hace que quizá veamos a nuestra pareja de una forma diferente, o a nosotros mismos, lo cual no está mal (tener un punto de vista diferente de algo que conoces a la perfección es una oportunidad)… Creo que si ambos tienen la dichosa autoestima suficientemente saludable, sentir celos en algún momento es normal y puede aportar a la relación una sensación ¿interesante?. Problema al respecto, cuando los celos solo los tiene una parte de la pareja, y cuando pasan de ser sanos (entendámonos) a enfermizos… La balanza de la que hablabamos se desequilibra y todo al traste.

Fidelidad?.

Esto es complicado, y sobre todo particular porque creo que cada uno define qué es ser fiel o nó en su pareja, partiendo de los mismos ideales o al menos muy parecidos. ¿Es mas fiel el que piensa constantemente en otras personas aunque nunca llegue a “hacer nada” con nadie?, o el que jamás pensó en nadie mas y solo un buen día “hizo algo” con otra persona?. ¿El que mantiene “solo” sexo con otra persona pero “solo” ama profundamente a su pareja? o el que se enamora de otra persona pero solo mantiene sexo con su pareja?. ¿El que jamas piensa en nadie ni hace nada con nadie y quizá no está enamorado de nadie?. ¿El que está muy enamorado de su pareja y jamas piensa en nadie ni hace nada con nadie?…  Hay miles de convinaciones al respecto… y seguramente todas legítimas… Al final en esto, creo que como en todo, la relación se deberia basar en generosidad, comprensión e intentando dejar orgullos mal entendidos a parte, supongo que habrá que escuchar con inteligencia lo que tu corazón te diga en cada momento, (desde luego las frases “yo nunca perdonaria!” “yo nunca haria!” “a mí nunca me harian!”, no creo que se deban pronunciar a la ligera). En realidad, quizá ni el concepto “me haria” seria correcto, pero en cualquier caso insisto, particular y complicado.

Asumiendo el hecho que en personas adultas, queremos que nuestra pareja nos mienta si pretendemos de verdad que NADIE MAS EN EL MUNDO le parezca guapa, o atractiva (no digamos simpática o interesante). Nosotros decidimos si es algo que dejamos que en nuestra relación se hable con normalidad (y escozor, seguramente) o somos de los que preferimos mirar para otro lado. En todo caso, si no aceptamos que esto es así, en personas maduras, estamos poniento un limite a que nuestra pareja tenga confianza con nosotros (nos guste o no lo que escuchemos al respecto).

Confianza?.

Pues es basica y fundamental, y está relacionada directamente con toooooooodo lo demás que hemos dicho…

No creo que sea positivo tener secretos con tu pareja, no es que yo vaya de puritana confesora, pero creo que de vez en cuando hay que vaciar las mochilas que cada uno tenemos de cosas pendientes de contar, nuevas o antiguas, porque en algunos momentos pesan, y hacer un vaciado mutuo aligera mucho y refresca sentimientos.  Pequeños enfados pendientes no hablados, cosas sin aparente importancia que hemos hecho y que sin embargo nó nos gustaria que nos hiceran a nosotros… mil cosas que si contamos demuestran la buena salud de la confianza que nos tenemos y nos hace descubrir o recordar la capacidad de entender que nuestra pareja tiene. Tener MIEDO a las reacciones de tu pareja es un muuuuyyyyy mal sintoma… (y retomando el tema, el mito de lo interesante que convierte a un hombre o una mujer un gran secreto inconfesable???, pues yo lo dejaria seguramente para las buenas novelas…) .

Al final, tengo la certeza (de las pocas cosas sobre las que la tengo) que una relación no funciona más porque no pase nunca nada, no haya nada que entender, perdonar, escuchar, decidir, arreglar…. si no justamente porque haya que hacer mucho de todo esto, y se haga correctamente, con amor, generosidad, respeto comprensión… con éxito al fin y al cabo. En toooodos los años que llevo con mi amor, hemos tenido la suerte de crecer juntos en una misma dirección, descubrir intereses comunes, respetar los que son solo del otro, ser muy diferentes y muy parecidos, escucharnos, cuestionarnos, enfadarnos, perdonarnos, entendernos y desde luego intentarlo aunque no siempre lo consigamos… Cada etapa de la vida te ofrece una cosa y te pide otra, y cuando crees que ha pasado lo mas difícil, aparecen los hijos!, y te das cuenta que de nuevo queda patente que sois dos personas diferentes enfrentandose a la misma situación con dos puntos de vista, con dos necesidades, dos miedos, y que no es mas correcta una reacción que otra y también por qué no, el merito que tiene que siga a tu lado una persona que NO ES TUYA, a la que le PODRIAN GUSTAR OTRAS PERSONAS, y lo que es mucho peor, que hasta PODRIA QUERERLAS!!!, que te cuenta sus secretos y pensamientos PORQUE QUIERE y que te dice que te quiere mucho (aunque siempre te parezcan pocas veces) pero sobre todo te lo ha demostrado taaaaaannnnntoooo….

Siempre digo cuando hablo con amigos de esto, que soy, somos, muy afortunados, por tener alguien así a nuestro lado, pero también añado siempre “aunque hay que currárselo muuucho toooodos los dias!”.

🙂

Alma.

ADIÓS PETER…

Pues de eso va mi post de hoy… (es de los espesos)

De como uno o una en este caso, pasa de ser un síndrome de Peter Pan andante, a mama… MAMA…

Este fín de semana, me he enterado que mi sobrino se independiza. Ese niño de ojos tiernos y bondadosos que cuando sonríe lo hace hasta con las orejas… Él y su estupenda novia.

Pues ese niño que hace “nada”, apenas se mantenía en pié, y que sin darme cuenta me ha hecho testigo de su vida, ha crecido lo suficiente para emprender una nueva etapa, la mas crucial, ahí es nada.

Y tú, un buen día descubres que estás del lado de la humanidad que dice: “pero como pasa el tiempo”, “pero cuanto has crecido en dos dias”… En vez de en el lado que escucha con incredulidad esas mismas frases… Y todo pasa sin que te des cuenta… Lo mismo que pasas de ser hijo a padre….

Si en algo, ahora con el paso del tiempo, creo que a podido “tocarme” lo inusual de mi infancia, ha sido en la confianza en mí misma sobre la capacidad de ser madre, que no es poco. Tenía un “miedo” atroz a no dar la talla, a no querer a mi hijo lo suficiente -como quererle si no le conozco de nada?-, a no tener la capacidad natural que en teoria viene de serie, ese instinto del que todo el mundo habla y que yo no sabia en que cajón había guardado. Bueno, miedo a todo eso y supongo a mil cosas más, razonables o no.

En algún momento de mi vida, estaba segura de que no tendria hijos, porque no quería…. -muy generoso por mi parte, porque mi pareja sí quería, una no es perfecta- ;). Buena gana de enfrentarte a tus miedos pudiendo dar media vuelta cuando los ves, no?? (no hay emoticono para el sarcasmo).

Pues en medio de esta etapa, me quedé embarazada (iba a decir nos quedamos, siendo justa, pero también siendo justa me reitero en el “me quedé”, porque por mucho que tu pareja comparta todo contigo, -y mira que me considero afortunada-,  ese “todo” no es literal, que le vamos a hacer, hay que aceptarlo y punto!, la naturaleza dispone…). Pues sí, me quedé embarazada… sin querer, o queríendo sin querer, o sin querer queriendo, o quizá queriendo…

Lo que estuvo claro fué el miedo que sentí… Que ganas de salir corriendo!… pero a donde??, y por que??, y por qué te sientes de repente tan sola?, y por qué te dan ganas de llorar las ganas de reir que tiene tu pareja y que contiene por tu cara de pánico?, y por qué te miras al espejo buscandote y no te encuentras?.

Pues no tengo ni idea, pero ninguna película de miedo me ha hecho pasar tanto! ja ja, no sé si somos todas las mujeres tan complicadas… Yo sí.

Quizá es puro egoismo?, miedo a crecer?, a la responsabilidad?, a no querer a tu pareja después de la misma forma?, o a ti mismo?, o son solo tus hormonas que te vuelven loca como en una pelicula de Kubrick…

Por suerte, ese cumulo de sensaciones que son como una olla expres, se van desenredando, perdiendo presión. Un buen dia descubres que te alegras un poco de estar embarazada, otro dia además de alegrarte no te dá vergüenza demostrarlo, al siguiente sonríes y al otro estas feliz!!. De ahí en adelante, tomas más conciencia de lo que te está pasando, dejando un poco a un lado como te sientes y empiezas a cuidarte de forma consciente, inconsciente y empírica. Una sensación animal que te hace ver peligros donde antes no los había y por la que casi alguna vez te dan ganas de lamerte las manos en lugar de lavartelas… ja ja.

TÚ, pasas a un segundo plano, un lugar en el mundo que nunca has ocupado. Ya, lo quieras o nó, no eres lo mas importante en tu vida, de un plumazo, abres una puerta que te conduce a un lugar tuyo que no conocías, un lugar lleno de generosidad, paciencia, responsabilidad, cariño y del amor mas puro. Rincones de tí mismo que descubres poco a poco y menos mal, porque serías victima de un Stendhal en toda regla al ver lo que tenías ahí guardado…

Y sí, yo también lo tenia…

Los 9 meses pasan rápido (supongo que como todo en la vida, a la que se tire las 40 semanas vomitando, deben parecerle 2 años y medio, pero uno normalito de los de 3 mesecillos de nauseas, ciático a la virulé, calambres por aquí y por allá, episodios de insomnio cuando mas necesitas dormir, tener ganas de comer de repente alguna cosa rara, y engordar 11 kilos, se pasa rápido).

Por cierto, que puedo decir de cuando sientes que se mueve dentro de ti….

Llega el día, te pones de parto (me he saltado el momento: poner la habitación, comprar el carro…. a drede, tiene su gracia pero vamos…).

EL PARTO; (sobre esto, tantas opiniones como experiencias, y todas legítimas) resumiendo, es la leche. Aunque con el paso del tiempo, no me preguntes como ni por qué, se olvida… pero ser la leche, es ;). El mío, de primeriza mas o menos normal, 8 horitas, ahí…liada…en fín…. ja ja ja. Eso sí, mi chico empujaba igual o más que yo y estuvo a punto de saltarle al cuello al ginecólogo cuando este sacó los forceps (antes he dicho normalito, como también he dicho “se olvida”, pero sí, hubo forceps de por medio…).

La recompensa a ese esfuerzo sobrehumano, tan increiblemente cotidiano y natural por otro lado, es que aparece en escena TU HIJA, y tú, ya eres MADRE. Te la ponen en el pecho, notas su calor, su fragilidad, eres testigo de su primer pestañeo, la hueles y de veras que morderias hasta el aire que le roza para protegerla…

Después poco a poco te das cuenta que es tuya sin serlo, que tienes toda la vida para quererla, disfrutarla, que tienes que enseñarla a ver el mundo, a crecer, a querer… Y que claro, tu amor por ella crece con ella… De un plumazo, tus dudas se desvanecen como el humo y comienza UNA VIDA.

Uff es una pasada…. no todo es bueno, ni fácil, y menos mal, pero ser una pasada, es…

Después de más de 8 años, y dando siempre por hecho que mi hija sería hija única, (sí, que pasa? por qué no?! yo lo he sido!…), llegan las dudas que te hacen poner patas arriba los cimientos mas profundos de tu vida, una vez mas… Y ahí nos veís a mi marido y a mí, ahora sí, planeando un segundo embarazo… (un día pensé: “por qué no??, y si es que sí, tendría que ser ahora o nunca!… amor?!, tenemos que hablar!” ja ja ja) vivido de forma diferente pero igual, esas contradicciones que tiene la vida, y que todo el mundo entiende -con algún miedo nuevo, “la querré como a la primera?”-.

Llega TU HIJA 2…

En ello estoy, conociéndola, disfrutándola, viviendo la preciosa experiencia de ver como mi hija mayor tiene una hermana pequeña y como la pequeña busca a la hermana mayor para agarrarse a su pierna cuando tiene miedo de algo…

De nuevo, dudas y miedos se esfuman, claro que la quieres, el amor no tiene límites (tanto no sé, pero de la misma manera sí. Lo entiendes todo cuando de nuevo se posa en tu pecho con sus ojitos de ballena, el día que nace), por cierto, de este parto creo que hasta disfruté.

Yo, que cada noche cuando paso a darles un beso (tras el mejor momento del día, en el sofá del salón junto a mi chico, solos, entre el silencio y la tranquilidad), pienso: “que fuerte!, tengo dos hijas…”.

Pues sí…

Y para ser sincera, creo que lo de ser madre, no se me da del todo mal… Y que en alguno de mis lugares secretos, sigue estando Peter, aunque se deja ver poco, está.

Alma.

COMO EMPEZÓ TODO…(parte III)

Bueno, después de una semana de mucho lío, que me deja en una posición evidente de “bloguera amateur”, aquí estoy para terminar de una vez mi historia…

Nos quedamos en que cuando fuera, haría todo lo posible por crear ALMA AGUILAR, y fué.

 Tras un periodo de miedo, cuando vi que mi proyecto podría estar cerca y realmente dependía de mí, decidí quitarle hierro al asunto y empezar con una pequeña colección, sin la presión de tener que continuar si las cosas se ponian dificiles. Me tomé esa primera colección como un proyecto mas, que si salia bien sería quizá mi bautismo en la profesión, y un cuaderno de viaje, que podria llenar de tachones sin miedo a equivocarme (al final solo tendría que rendirme cuentas a mi misma), siendo la primera de muchas mas. Y en el peor, sería solo eso… entonces, no había nada que perder.

El 1 de Abril de 1998, tome la firme decisión -alta en autonomos incluida!- y durante los siguientes 5 meses, disfrute como una enana, con la ayuda de una joven patronista y una joven cortadora, que me dedicaban su tiempo libre como buenamente podían, con la modista que os comenté había encontrado en mi trabajo anterior (la amiga de Tina, mi protectora acérrima) y por supuesto, el hombro de mi chico que estaba como siempre para TODO, que era mucho.

Disfrute y sufrí a partes iguales, porque no encontrar el hilo del color exacto, que el tinte de los botones de nacar no fuera el que yo había encargado, o que los tejidos se retrasaran dos días, eran problemas con los que así, de repente, no podía vivir!! ni respirar!!, menos mal que los demás vinieron poco a poco…

Tenía que decidir cada día sobre cosas mil cosas que no sabía, pero cada día también me iba a la cama pensando, “se puede, se puede…”

En Septiembre de ese año, en un hotel de Madrid (en aquel momento era un hotel donde muchas marcas presentaban colecciones), presenté mi primera colección. Eran como unas 45 prendas, y para mí la culminación de algo, aunque no sabía qué… Cuando vi toda la colección colgada, el pequeño cartelito en la puerta de la habitación con mi nombre, y puse sobre una mesita central, un ramo de calas blancas y un montocito de tarjetas (hechas en el metro), con mi nombre, pensé:”como he llegado hasta aqui??? y ahora que???”.

Para mí, la experiencia ya solo hasta ahí, valió la pena, pero nunca pude imaginar todo lo que vendría después.

Mucha gente pasó a ver la colección, cuando me preguntaban, cuando entraban, cuando tocaban las prendas y las ponían delante de un espejo para verlas mejor, no puedo explicar lo que sentía, pero era bueno, muy bueno. En los 3 días que duró la presentación, mi colección la vieron mas de 300 personas, y para nuestra sorpresa, 30 de todas ellas realizaron un pedido.

Entre Enero y Febrero del siguiente año, teníamos que entregar unas 1100 prendas a toda España.

Ahí realmente fué cuando empezó todo…

No fuí del todo consciente de subir a una noria de la que ya nunca me bajaría.

No teniamos experiencia en la producción, ni en la coordinación de talleres, ni en pedir tejidos y pudimos con todo, todavía hoy, no sé como lo hicimos (de hecho, creo que nunca volvimos a hacerlo tan bien! ja ja ja).

Entre esas 300 personas, habia una periodista que resultó ser la directora de moda de Marie Claire, una seria y muy profesional Piedad Moreno, que me dijo: “tu eres Alma?, puedo tener mañana estas 4 prendas en la redacción?”, y yo, casi tartamudeando le dije: “si… claro…por supuesto… “.

Al día siguiente, allí estaba yo, con mis prendas, mi timidez y mis recien estrenados 22 años a cuestas. Recuerdo a Isabel Ottino, a Joanna… todas corriendo por la redacción mirandome un poco como si fuera una extraterrestre… bueno, así me sentía yo… de color verde.

Piedad me recibío con una amabilidad que no esperaba (aunque solo se le veía media sonrisa), mi miedo me hizo pensar que igual ya no le interesaría!. Me dijo: “esto y esto me lo quedo”, yo, como no sabía que decir, creo que decidí no decir nada… Ella prosiguió: “por que no traes mas prendas y se las enseñas a las chicas de Cosmo, de Mía…. y bueno, Vogue esta aquí en frente, igual de paso… yo te puedo decir por quien preguntar… porque no esperes que nadie venga a verte a ti… “. Ese fué un gran-enorme-buen consejo.

No sé si ni siquiera le dije que sí, pero al día siguiente, allí estaba, viendo al director de moda de Mía, a la directora de moda de Cosmopolitan y “de paso”, a la directora de moda de Vogue… vamos que me cundió la mañana…

Que puedo decir, no recuerdo si andaba o flotaba, no sé como pude con toda mi colección encima, en una bolsa grande de muestrario… Tampoco recuerdo lo que dije al llegar, a veces pienso que quizá de nuevo no dije nada…

Marie Claire, primer reportaje que se publicó sobre mí, año 2000. No vale reirse 😉

A los dos meses, mis primeras prendas estaban presentes en un repor de Marie Claire, a los 3 meses, en una editorial de Cosmopolitan, a los 6 en Elle, y a los 8 en Vogue (ese primer Marie Claire lo compró orgulloso casi todo mi barrio!).

Elle, segundo reportaje importante que se publicó sobre mi, tambien año 2000 (tampoco vale reirse).

Casi un año después (justo cuando decidimos mi chico y yo compartir una oficina, en la calle Lopez de Hoyos, porque a la fuerza y encantada, tenía que crecer), una noche, paseando por la calle Jorge Juan, haciendo tiempo para cenar en nuestro restaurante preferido (al que ibamos con suerte una vez cada 6 meses), vimos un pequeño callejón que no habíamos visto nunca, un lugar muy especial (el Callejón de Jorge Juan). Recuerdo que estaba decorado todavía con las luces de navidad, pequeñitas e intensas, y lleno de esa neblina tan típica de Madrid las noches de invierno, parecía un reducto londinense en pleno barrio de Salamanca. Decidimos entrar, y en ese momento, alguien salía de un pequeño local, apagaba la luz y colocaba un cartel de: “se alquila”…  Nos miramos sin decir nada… Mientras cenamos, los dos dijimos al mismo tiempo : “amor… y si?…”, y sí!…. apenas un mes y medio después, estabamos instalados allí, sin certezas, sin mas dinero que el que nos hacía falta para pagar dos o tres meses y con la bendita inconsciencia pura de la juventud, para comenzar a vender nuestras prendas directamente al público, ni mas ni menos.

Nuestra tienda del Callejón de Jorge Juan, portada en el shopping de Vogue año 2004.

Recuerdo la sensación cuando vestí a mi primer maniquí del escaparate, y cuando mi abuela vino a ver la tienda justo el día de su cumpleaños, el 18 de abril de 1999, que fué el día que la inauguramos. Su mirada de orgullo de ese día, es mi bastón para muchas situaciones. Mi padre, su contrabajo centenario y su magnifico grupo de Jazz me acompañaron en uno de los momentos mas importantes de mi vida… como no…  El momento de colgar en la tienda “abierto”, y la primera venta… genial…

Pues allí estuvimos durante los 12 años siguientes…

Así en resumen, mirando hacia atrás, todo parece fácil, (también ayuda la memoria selectiva!), en realidad nada lo fué, pero creo que nunca es fácil lo que de verdad merece la pena, y yo, tampoco soy de quejarme.

Un par de años después, en el año 2001, un día pensé, tanto esfuerzo en cada colección, tanto curro, tantas ganas… Me gustaría que mis prendas llegaran a mas gente… y si intentara desfilar en Cibeles???.

Contacté, me informaron, les envié lo que me pedían (con la incredulidad de casi todo mi equipo, en ese momento ya eramos 8, y quizá con la mía propia). Un mes después, llamarón para conocerme.  Me contaron que iban a crear un día para que jovenes creadores pudieran desfilar (no lo había hasta entonces), pero que tenían muchas solicitudes… bla bla bla… Yo dije: “genial, pues si no es para esta edición, será para otra!”.

Al final fué para esa… recuerdo que esa edición nos estrenamos en Cibeles Miriam Ocariz, Ailanto y yo…

Elle, reportaje tras comenzar ya a desfilar en Cibeles…

Colección Primavera-Verano 2002 (en Septiembre 2001), fue mi primer desfile…. y al menos hasta ese momento, con 23 años, yo, la mas joven en desfilar.

Desde ahí, la historia mas reciente es la que un poco, el que mas y el que menos ya conoce.

Todo, todo lo que os he contado aquí, son las aventuras y desventuras por las que adoro mi trabajo para poder odiarlo de vez en cuando, y a través de las cuales he crecido y aprendido tanto. Un trabajo profundo en la esencia y fríbolo en lo superficial, agradecido y desagradecido a partes iguales, extraño y adorable depende del momento, pero adictivo, eso si…

Alma

COMO EMPEZÓ TODO…(parte II)

Pues seguimos donde nos habíamos quedado, (resulta que hasta os interesa!) 🙂

Durante los 3 años que estudie diseño, tuve momentos de emoción y también de frustración…

Se daba por hecho que saldría de allí siendo la mujer orquesta del diseño (sabría coser, hacer patrones, escalarlos, por supuesto dibujar) casi, si me empeñaba un poco en crecer y dejaba de tomar hidratos de carbono de por vida, hasta podría desfilar con mis propios diseños, ja ja ja.

Pero yo, sabía o intuía que la vida real no era así, que lo de “zapatero a tus zapatos” era una verdad implacable, sobre todo, si eso es lo que te dice tu Pepito grillo, con lo poco que habla.

Me volqué en las asignaturas que tenían que ver con el dibujo y su calidad, con el diseño, con lo creativo y empírico, desdeñando un poco injustamente seguro, todas las demás asignaturas. Pensé: “lo que quiero cuando llegue el momento, es rodearme de profesionales y formar un buen equipo, donde cada uno haga bien lo que sabe hacer”.

(No me preguntéis por qué, pero siempre supe -y sin tener como- que crearía Alma Aguilar, aunque me acercara o alejara por el camino).

Esto no sé si lo hice bien, al final, como bien decía mi tío Isaac: “el saber no ocupa lugar”, pero quiero creer que dí prioridad a lo que creía que era prioritario, y en eso, creo que no me equivoqué.

(También puedo decir, que al descubrir que no me parecía demasiado a nadie, me encontré!, ahí estaba YO por fin).

Casi desde el principio, me volqué en hacer practicas (aunque tuviera que faltar a alguna clase o dejar de hacer algún proyecto) y eso, ahora puedo decir que sí lo hice bien.

La forma diferente en la que cada uno hace lo mismo, te da una visión que no tiene precio. Recuerdo, que el primer día que pasé 4 horas seguidas con Tina, -la cortadora de la empresa para la que hice mis primeras practicas serias-, aprendí más de patrones, de aprovechamiento de tejido, de marcadas y de lógica pura al respecto de todo esto, que en los 3 años enteros de diseño.

El ego, eso si, lo tienes que guardar a buen recaudo (yo entonces ni siquiera tenía, así fue fácil), porque con suerte, ves tus diseños publicados en periódicos, revistas, etc… a nombre de otro! y puede que no te den ni las gracias mirándote a los ojos…

En estas practicas que os contaba, entré en un momento en el que ya estaba formado el equipo de becarios, y que malos eran!! ja ja ja . Solo me dejaban hacer lo que ellos no querían!, ir a las mercerías a por los hilos de ultima hora, o a la papelería, abrir la puerta a las visitas, llevar y traer sus dibujos, ir a MRW (me pasaba allí la vida)… y solo eran los becarios!.

De repente, tras pensar qué porras hacía yo ahí, todo dió un giro y caí en las manos de mi querida Tina! (la cortadora que antes citaba), un poco para hacer lo que nadie quería. Ella decidió que me adoptaba (no sin antes probarme, intentando ser muy antipática conmigo -no sé por que no lo consiguió- y quitándose de la cabeza poquito a poco lo de: “otra becaria pija petarda que viene aquí a perder el tiempo y hacérmelo perder a mí). Gruñía a todo el que me mirara mal, que de todo había, y cuando escuchaba: “Alma!?, donde estas?, hay que ir a por… !!”, decía: “no puedeeee!!!, esta conmigooo! ve tuuu!!, no te jood…”, con su colmillo protector retorcido. 🙂

Con ella, en mi papel de cenicienta, aprendí de tejidos, de patrones, de tijeras, (que no sabía ni siquiera abrir para después cerrar), de hilo, de contrahilo y de mucho, mucho más, -hasta me dejaba equivocarme-.

Se propuso que mis dibujos y su jefe se encontraran (nada fácil, dado el bloqueo becario de primer nivel que había), pero lo consiguió…

Y yo, que no hubiera tenido valor ni para darle los buenos días si me cruzaba con él por el pasillo, me encontré cara a cara respondiendo por mis dibujos (como si mi gato se hubiera colado en su casa por el balcón). Me dijo que por qué no se los había enseñado antes (a ver quién era el guapo que le explicaba) y que igual que a los demás, me proponía participar en un trabajo en el que solo se iban a elegir 4 diseños de todos, que se iban a llevar a cabo y que el seguimiento lo haría el creador del dibujo (serian uniformes con su marca, para una feria mundial muy importante). Por supuesto ahí estaban mis propuestas al día siguiente (y yo con el pelo suelto, para no exponer mi nuca innecesariamente a ojerizas impulsivas).

Y… ta-chan!, eligieron los 4 míos!!! ja ja ja ja ja ja ja ja (se me ha escapado) 🙂 todavía hoy no puedo evitarlo!!!.

Tina si hubiera podido, me hubiera llevado a hombros por todo el taller!!.

Yo, que nunca le abandoné, (desayunaba con ella y las modistas a diario, dejando un poco a un lado a los empleados “de 1ª” como ellas llamaban a los de diseño, prensa, y oficina en general), desde ese momento, resulta que fuí “la becaria de diseño”.

A las dos semanas de eso, el diseñador de la casa, se fue a Londres a mejorar su ingles, (divina providencia?), y el jefe (no doy nombres a propósito, pero es ilustre diseñador), me pidió que ocupara ese lugar, así, con todos mis miedos y dudas, rodeada de “amigos y amigas” a los que ahora tenía que coordinar yo, sin saber como… Vida esta… Finalmente, algunos de ellos si lo fueron (amigos).

Ese periodo de practicas, duró algo mas de un año y porque finalmente tuve que decidir, si buscaba una opción en la que por lo menos me pagaran el material que yo utilizaba, o sí seguía ahí para siempre patrocinando a la empresa, eso si, la mar de a gusto! (también a esto me empujo Tina).

De allí me llevé dos cosas mas muy importantes; La modista de la que he aprendido casi todo lo que sé sobre confección y alta costura, y un contacto, el del proveedor de las mejores sedas del mundo, con el que hablaba horas y horas por teléfono, como si fuera una terapia y que se convertiría en mi amigo del alma, el mejor que nadie podría tener… ni mas ni menos!!. Con el que aprendí mucho de la vida, y al que hace un año, curiosamente la vida me lo quito. Creía tanto en mí y me quería tanto, que no se daba cuenta que frases del palo: “ALMA es la mejor diseñadora del mundo”, dependía de donde y a quién, no se le podían decir!. 🙂 🙂 Aunque apelara muy serio a su criterio profesional e imparcial.

Todo eso me estaba esperando ahí…!

Mas tarde regresé con ellos para trabajar durante otro periodo, (por fin remunerada), justo antes de crear Alma Aguilar.

Hubo otras dos experiencias de practicas reseñables, una de ellas con otro creador que no estaba ya en un buen momento y con el que digamos, viví su decadencia, (de la que también aprendí), y otra mas, en una gran empresa, donde me dí cuenta de lo diferente que empezaba todo, para terminar bastante parecido… al menos, a los ojos profanos. Y donde vi claro que yo prefería la bolsita de buenas pipas, al camión de pipas peleonas.

Los demás, (otros 2, creo) no duraron mas de dos meses, y te las tenías que apañar como fuera para aprender algo! se vendía caro!.

Mientras, descubrí ya oficialmente el verdadero placer de dibujar, y que mas allá de lo que te enseñen o aprendas, esta lo que tu traes en la mochila, que descubres poco a poco.

La idea inicial, que se mantuvo durante mas de un año, como un castillo en el aire, era crear “AGUILAR Y TOBOSO” (si Vicki lee esto, se acordará!!!). Mi proyecto era conjunto con una compañera de clase!, finalmente, ella decidió que no, y yo, tuve que decidir que entonces, sería cuando fuera: ALMA AGUILAR.

Aquí me quedo por hoy, con suerte, solo os queda una parte mas de la historia!.

Alma.

COMO EMPEZÓ TODO…(parte I)

En ocasiones habéis mostrado interés por saber como empecé, cuales fueron mis inicios…

Pues hoy, os lo empiezo a contar, vosotr@s lo habéis querido, y encima con pocas fotos!!!!!!, (tal vez a alguien le sirva de algo);

Quizá, algun@s ya habréis leído en algún lugar un poco de mi historia, (siempre se utiliza la misma frase cuando se me hace referencia: “…Nace en la cuna de una familia muy relacionada con el mundo del arte…”, debe quedar muy bien…). Hoy solo me remontaré a mis orígenes, para que sepáis que fueron muy humildes (quien me conoce bien, lo sabe), me parece interesante dejar constancia que el tópico: “no hay nada imposible” es verdad, uno mas…

Me crié y estudié en mi barrio…. Vallecas… que no te brindaba muchas oportunidades a priori, eso es verdad. Pero al que tengo un enorme cariño, sin ser ya ni la sombra de lo que fue, y del que salimos en lo que a mí respecta, una generación de gente sana, inquieta, que disfruta su presente, valora su pasado y cree sobre todo en su futuro. Y del que me quedan unos cuantos buenos amigos, en especial mis dos primeras amigas del alma (desde la guardería), con las que compartí risas, lloros, aparatos dentales y algún que otro flautazo, entre otras cosas.

Mi clase… la del vestido amarillo soy yo. Mi abuela, convenientemente le quitaba todo el “glamour” a mi look, añadiendo el jersey de cuello alto… “quita quita con el frio que hace…” 🙂

Alguna buena amiga mas, de cursos superiores, con la que compartí -o lo intenté- mi primer cigarro (que por suerte para mí, no me gusto!) y como no, lo que parecía ser primer amor… 😉

Vivía con mis abuelos paternos (en “Mi primer post” os cuento mas cosas sobre mí en este sentido, que no quiero aburrir!… Ay, mis yayos…)

Estudié en un modesto colegio Publico, en teoría laico, pero su directora Doña Maruja, no acepto demasiado bien que por mí y algunos compañeros más, tuviera que crear la asignatura de “ética” que hasta entonces no existía (gracias al peleón de mi tío Isaac, mi tutor en los estudios, que se convirtió en el presidente de la asociación de padres, que tampoco existía) y para la que por cierto, no teníamos al principio ni libro… Y nunca dejó de castigarnos, si cuando entraba en clase y decía: “Ave María Purisima!….”, no nos levantábamos con el correspondiente: “sin pecado concebida…”, que a mi me sonaba a chino. Colegio donde dicho sea de paso, sacaba muy buenas notas y donde, cual Forrest Gump, corría y corría sin parar, como si en ello me fuera la vida, ganando casi siempre a todos los chicos de mi clase, de lo cual, tampoco sé bien por que, tan orgullosa estaba… Hasta que un día, como a Forrest también, me pareció que seguir corriendo no tenía sentido :).

Creo que tengo 7 años y de nuevo el cuello alto, menuda era mi abuela. Por cierto, siempre llevaba sus jerséis, hechos por ella así como a ojo, y siempre perfectos. Mi pelo, ya pretendía ser rizado, pero se lo impedía la tirantez con la raya esculpida… 🙂

Igual me he ido muy atrás?, bueno, no tiene remedio, sigo…

Siempre me apasionó dibujar, mi padre, me regalaba unos cuadernos de dibujo increíbles! y unas estupendas ceras “Manley”, con las que nunca me quedaba nada tan bonito como yo imaginaba (no por eso deje de intentarlo), y con las que creía ya con 7 años, que era una profesional sin el reconocimiento suficiente… Recuerdo las caras de decepción de mis amigas que esperaban que mi regalo de cumpleaños fuera una Nancy o un álbum de recortables, y el placer que yo sentía cuando habría el block y veía esa primera hoja, pulcra, receptiva y a la espera… Feliz!

Con mi padre, mi primera visita al Zoo. (recuerdo el olor a elefante!)

Con algún profesor conecté especialmente, (Señorita Alicia, la profe mas moderna y especial que nadie podría tener, ya en el 82 se llevaba a clase su pan de centeno y sus yogures bio, -nunca entendí que pintaba en ese colegio-, Don Alfredo, sensible y con una forma de mirar que decía muchas cosas, Don Jesús, profe de dibujo y sociales, un poco bruto pero muy buena gente, Doña Paquita, profe de Mates… Recuerdo un día en el que decidió definirnos a todos, uno a uno, con una frase, y cuando llegó  a mí dijo: “Alma,… Alma tiene un misterio, la miras y lo ves en sus ojos”, esto fue como con 11 o 12 años, me impactó la frase sin entenderla, y todavía no la puedo olvidar, ni supongo entender).

Seguimos… estábamos en que me gustaba dibujar…

Tras terminar el instituto, dibujando de forma autodidacta, y un poco perdida, hice dos años de Administración (de la que saqué al menos dos cosas, por un lado el amor de mi vida, Fran, la mitad de mí y de todo lo que hago!, y por otro, lo que porras es “el debe” y “el haber”… en fin). También en ese tiempo, encontré el valor suficiente para enseñarle al mundo mis dibujos y mis primeros reconocimientos… y no es que andara yo sobrada de autoestima precisamente.

Tras este lapsus que el destino me tenía preparado, empecé un año de Bellas artes que no terminé (me parecía que cualquier objetivo en este sentido, estaba demasiado lejano y en ese momento, no tenía la paciencia suficiente).

El tiempo pasaba y yo no encontraba mi camino.

Seguía dibujando y comencé a vender mis ilustraciones, dibujaba desde horóscopos hasta dibujos infantiles, pasando por joyas (sin saber como, hice unas ilustraciones para Ansorena y todavía recuerdo lo que sentí cuando las vi en su catalogo).

Un buen día la directora de una revista para la que también dibujaba, me encargó algo especial… Me dió una diapositiva de un diseño de Karl Lagerfeld y me dijo: “Alma, puedes hacer una ilustración de esto?”, yo dije: “supongo que sí”,  sin saber que ese dibujo cambiaría mi vida y sintiéndome mas pequeña que una lenteja en el mar .

Mientras lo hacía, disfrute como nunca, intentando representar aquella maravillosa prenda (que tuve que mirar con lupa), a la que no tuve mas remedio que aportar algún cambio, que no supe ni de donde me salió, y cuando la termine pensé: “esto es exactamente lo que quiero hacer”.

Desde ese momento empecé a dibujar solo eso, figurines de moda,  y a medida que dibujaba y dibujaba, me dí cuenta que empezó a ser mucho mas importante lo que representaba con el dibujo, que el dibujo en sí.

Una amiga unos años mayor que yo, vio mis dibujos (seguro por cierto, que no es consciente para nada de que fue ella quien me dio la pista) y me dijo: “Alma, ¿por que no estudias diseño?”, pensé: “DISEÑO?, PUES SI!”.

Busque en Madrid centros donde poder estudiarlo y lo hice, durante 3 años. Con el enorme esfuerzo económico que esto supuso a mis abuelos, pensionistas, que hacían verdaderos malabares procurando además que no se les notara demasiado para no angustiarme, por llegar a fín de mes.

(desgraciadamente mi abuelo no me vio casi ni terminar mis estudios… mucho menos, lo que finalmente hice, gracias a él)

Me gusta esta foto por lo poco que se me ve, me la hizo mi hija con mi móvil y un buen día la encontré.

De esos 3 años, puedo reseñar lo que tarde en entender la construcción de un simple patrón base, lo competitiva que era la gente en general, mi interés por lo que me contaban,  y lo claro que tuve desde el principio que yo lo que quería hacer, era diseñar, aunque para ello tuviera que ser mas incompleta de lo que mi escuela me hubiera prometido hacerme (no quería ser patronista, me asustaban las maquinas de coser y nunca supe venderme demasiado bien), solo quería ser DISEÑADORA… es mas, de algún modo sabía que ya lo era.

Continuará…

Alma

(por cierto, prometo que si encuentro alguna imagen más que merezca la pena, la adjuntaré, para que sea menos ladrillo)

INSPIRACIÓN Y PROCESO CREATIVO…

Lo que os voy a contar, es personal e intransferible, quiero decir, mío y no de otro, y por supuesto no quiero sentar cátedra sobre nada. Es mi vivencia y experiencia, solamente eso….

Quizá alguna vez os hayáis preguntado, ¿qué pasa por la cabeza de un creativo para poder darle al “ON” y que empiece la fiesta? y la famosa Inspiración?…

Pues en mi caso, pasa mas o menos esto;

Unos 5/6 meses antes de presentar la colección, empiezo a dar vueltas sobre mí misma buscando un lugar en el mundo… Entonces intento alejarme un poco del día a día normal, del taller y de la oficina que al final, no dejan espacio para mucho mas, y procuro mimarme a nivel emocional (también lo que mis hijas me permiten, porque a veces es todo un poco, “… ahora, sin dientes!”. Después de todo, MAMA es lo que soy las 24 h del día, que ese tema bien merece otro post…).

Mis gordis, el descanso del guerrero… ja ja

Me quedo mas tiempo en casa, empiezo a leer el libro al que le tengo ganas, cocino, escucho música, pinto, hago una escapada a un cine, busco tiempo para un simple paseo, miro a la gente, voy a un teatro, compro flores, en el mejor de los casos un viajecito…

Óleo sobre madera, soy autodidacta y sin mas pretensión que la de disfrutar. (Cala Vadella, Ibiza)

Rincón de mi casa donde me gusta leer.

Ensayo de la mesa de nochebuena… me relaja y me encanta!

Y otras aficiones mas marujiles; ordeno armarios, tiro, tiro y tiro (creo que cuando abro cajas, las cosas se echan a temblar…). Estas limpiezas deben simbolizar algo, porque me quedo nueva!.

Peonías en mi cocina, mi flor favorita (portada de nuestra web)

Todo eso me permite aclararme, pensar, entender, desarrollar, crecer… Es como si encontrara la llave de mi puerta secreta… consigues un estado de animo muy particular, una frecuencia en tu mente con la que tienes la capacidad de ver el mundo de otra forma, por un instante… Y empiezo a dibujar.

Dibujos en sucio, sin presión, perdiendo la fobia al folio en blanco que tanto impide al principio… dibujo, dibujo, en un impulso irrefrenable con el que pierdo la noción del tiempo…

También desarrollamos unos paneles de tendencias, donde cada temporada, dibujamos la cara de la mujer Alma Aguilar, y vemos como esta cambia y se transforma.

Bocetos de la colección barco a venus

Panel de tendencia, no siempre se hace antes de la colección, a veces, incluso durante o después (gracias Marcos y Natalia, mis becarios de entonces…)

Otras veces la inspiración es quien te busca a ti, te cruzas con ella, la reconoces con suerte y listo, todo se desencadena, (puede ser una época, una exposición, una canción, desde lo mas cotidiano hasta una persona y su actitud, no solo su forma de vestir…).

Abrigo Alma Aguilar, editorial ELLE, 2010

En ocasiones “La Inspiración” trabaja contigo 🙂 ROSA!

Un poco antes o un poco después, depende de la temporada, viajo a las ferias de tejidos, a las dos mas importantes del mundo, París y Como, y empiezo a formar el puzzle sin ni siquiera ser consciente de ello.

Stands de un pabellón de Premier Vision, Paris.

Eliges tejidos por intuición y gusto, con algunos lo tienes claro y con otros no, pero algo te dice que los escojas. Son días de tensión, de mucho cansancio, hay que aprovechar el tiempo al máximo, eres consciente de que en muchos de los stands has podido dejar en algún rincón, el tejido de tu vida…  Pero así es, una aventura de la que tienes que disfrutar en la medida de lo posible y con los ojos muy abiertos.

Mesas de muestras y visitante, es una feria solo para profesionales.

Cuando regresas a España, a la rutina con tu equipo, empiezan a llegar las muestras de tejidos de donde haces la gran selección (has podido ver miles de tejidos y has elegido cientos, que tienen que quedarse solo en 20/30, diferentes).

Tejido seleccionado, del que se desarrolla carta de color.

Mientras, miras y remiras los dibujos y ves como algunos mágicamente destacan de los demás, algunos te llaman, te hacen mirarles dos veces… A esos los rescatas y los pasas a la hoja de la suerte… a limpio! 🙂 Eso no quiere decir que formen parte ya de la colección, pero ya están mas cerca.

Diseño definitivo de la colección “India”

La colección empieza a depurarse, como quien busca oro en una batea, la arena se cae y el oro se queda… has de confiar en tu intuición y hacer caso al impulso del “Si o No” que tienes esos días, cuando miras dibujos y tejidos… Porque no hay razones, como quien deshoja una margarita.

Ya hay un hilo conductor que luego le dará sentido a todo, aunque todavía ni tú lo ves.

Cuando ya tienes seleccionados los primeros dibujos (siempre hay unos que van tirando de la colección), pasan a la patronista y ella transforma tus ideas en técnica capaz de producirse.

Piezas de patrones, escuadra y jaboncillo, sobre la mesa de corte.

Se realiza el patron inicial en papel (muchas mas piezas de las que creeríais) y en un tejido de prueba, se realiza la “tuale”. Esa tuale regresa a mi para que pueda ver si era mi idea a nivel estético, y si técnicamente esta bien. Sobre ella, en un maniquí o un cuerpo que utilizo como modelo, realizo los apuntes, cambios y rectificaciones necesarias, que luego se pasan al patron definitivo en cartón, dándolo así por terminado, justo antes de pasarlo a cortar y coser en el tejido que finalmente haya elegido para él.

Tuale de drapeado en tul, con estas manitas! ja ja

Así uno a uno, viendo como cada idea toma forma y cobra vida, te ves cara a cara con ella por primera vez,  rectificando cada detalle e imprimiendo tu sello, aunque no quieras. Esta es la parte de mi trabajo que mas me gusta, con las modistas y sus batas blancas, el cuidado, el primor… Esta profesión es vocacional, y lo que se comparte en un taller con las personas que lo hacen posible, es muy especial.

Prendas Alma Aguilar, editorial de COSMOPOLITAN, 2009.

Intentas que la colección tenga coherencia, compensarla (misma proporción de faldas que de pantalones, de vestidos que de abrigos…), a veces te deja y a veces no, ella también manda y mucho. Al final, aprendes que cuanto mas caso le hagas, mas especial será (que no mas comercial, la eterna lucha)…

Por fin tus 40/50 patrones maestros, perfectamente ordenados en sus ganchos sobre la barra, tras haber cortado toda la colección con tijera a mano, una a una.

Patrones provisionales en papel blanco, y definitivos en cartón fino marrón.

Esperando a que salgan las prendas de las manos de las modistas, que con el ultimo rebufo de vapor de la plancha, dan la señal de luz verde, TERMINADA! . Y ocupan por fin su hueco en el perchero, que ordenas por color o textura mil veces, para finalmente ver todo el trabajo hecho, una vez mas…

Alma

HISTORIA DEL BACKSTAGE…

Siempre se ve la misma cara de un desfile, la “oficial”… Lo que pasa detrás en su Backstage, suele ser un misterio, al menos, para la gran mayoría.

Hoy os voy a contar lo que ven mis ojos y lo que vivimos mi equipo y yo desde que desembarcamos en nuestro vestuario de Cibeles, un par de días antes de que suene la música, se enciendan las luces y se haga el silencio, ese que tanto emociona…

Modelo en Pasarela, colección NY Alma Aguilar

hasta justo antes de que la primera modelo pise la pasarela, cuando la tensión general de esa “parte de atrás” se corta con cuchillo!!!.

Cartel que se coloca en la puerta del vestuario de los diseñadores, en este caso el mio.

También quiero mostraros la otra cara de las modelos, su cara mas humana y real. L’Oreal nos ha enviado unas fotazas realizadas a nuestras modelos en el backstage de uno de nuestros desfiles (fotos en blanco y negro).

Leyendo mientras es peinada. Es muy habitual que lean, que estudien, que escuchen música, se pongan al día con sus portátiles…

Una de nuestras modelos en el set de Make-up (Maquillaje).

Lo primero, para los que no lo sepáis, (quiero pensar que mi blog lo ven tanto ilustrados en la moda, como no!!) la traducción literal de Backstage es: “bastidores”, es decir,  lo que tradicionalmente los ojos del publico no deberían ver, por eso me encantará enseñároslo!.

Ultimo retoque antes de salir a la pasarela, crema en las piernas de Clara!!!

Cuando llegamos, llenos de nervios, ilusión, ganas, con nuestra ultima colección a cuestas y todavía caliente, ocupamos, literalmente (porque se convierte en nuestra casa), el vestuario que se nos designa, que con suerte, estará cerca de la pasarela (las modelos y nosotros tenemos que correr menos), o lejos (tenemos que correr mas!!).

Modelo corriendo hacia la pasarela en uno de nuestros desfiles.

Nos instalamos lo mas rápido posible, porque el tiempo es oro, y comenzamos el “FITTING”: Ajuste, Adaptación, Amoldamiento… También significa preocupación, carreras, prisas, alegrías, sustos, y sobre todo en las horas previas, tremendo estrés que al final, tanto engancha a los que formamos parte del engranaje de un desfile.

Colocando las prendas en el vestuario para que podamos empezar a probar.

 El Fitting consiste en probar y adaptar todas las prendas de la colección al cuerpo de cada una de las modelos, y todo esto transcurre solo un par de días antes del desfile.

Probando a una modelo y ajustando con alfileres para que quede perfecto.

Imagen de pasarela de la modelo anterior con su vestido.

Lo cual no tendría mayor dificultad, si no llega a ser porque tienes que probar unas 90/120 prendas, (con sus complementos) que corresponden a las 40 salidas mas o menos de un desfile, y que con mucha probabilidad, al menos un 60% de ellas tendrás que retocarlas, en apenas un día y medio!.

Así nos pasa lo que nos pasa!… ja ja ja

02:00h PM, la noche antes del desfile! 🙂

Rosa y Elena con tanto buen humor como cansancio.

Cada modelo tiene su Composite (ficha con su nombre, fotos con distintos looks y medidas), lo que nos resulta bastante útil a la hora de decidir quién llevará qué. Y cada una de ellas ocupa una barra del vestuario donde se le colocan sus prendas y todo lo demás (de 1m de largo aproximadamente).

Composite de una modelo, con los complementos que llevará, a los pies de su barra en el vestuario.

Otro rincón del vestuario con dos composites.

Además del Composite y antes de concluir las pruebas, disparamos una Polaroid a cada modelo con su correspondiente salida (con la prenda o prendas que va a llevar) para poder identificar perfectamente el orden de las mismas, los zapatos de cada look, complementos etc…

Polaroid de la modelo con el vestido y complementos con los que saldrá a la pasarela.

Una vez se han probado todas las prendas (casi siempre hay que entallar y sacar bajos en pantalones y faldas… os aseguro que son increíblemente altas!!!), comenzamos los arreglos de las mismas.

En plena faena, menos mal que el servicio de limpieza pasa de nuevo a primera hora de la mañana!

-A este lío, hay que añadir las entrevistas que la prensa nos hace durante todo el tiempo que estamos allí, sin duda parte de nuestro trabajo muy importante, pero es la guinda del pastel!-

Entrevista a solo unas horas del desfile (mi pequeña Angela y yo, aunque a ella todavía no se le ve 😉

Una vez esta todo listo y realizadas todas las composturas, los percheros repartidos por todo el backstage se recolocan y todo se ordena al milímetro, con el fin de que cada modelo pueda cambiarse a la velocidad del rayo y que las vestidoras no puedan cometer errores (hay una por cada modelo, y son unas 20 modelos, es decir, justo antes del desfile esto es el camarote de los hermanos marx!).

Otra polaroid.

Ahora por fin se decide de forma definitiva el orden de las salidas, y se expone en una especie de collage que hace las veces de guión del desfile.

Orden de salida a la pasarela definitivo.

  La hora previa al desfile, es todo un ritual donde una y otra vez se comprueba cada prenda para que todo esté a punto y perfecto, incluido algún plan B por sí se atasca alguna cremallera o salta algún botón en el último segundo, que de todo hay!.

Montaje de la escenografía una hora antes del desfile (justo después de que termine el anterior).

Entonces empezamos a correr de un lado a otro para confirmar que la escenografía del desfile este correctamente montada y en todo caso darle el toque final, que la música y las luces estén también ok, en base a las indicaciones que les has comunicado (la música la lleva cada diseñador), y recorremos el set de maquillaje, donde las modelos empiezan a estar a punto!, justo antes de que lleguen al vestuario y se les pueda empezar a vestir…. llega el momento!!!!!!

Make-up de una de las modelos, siguiendo las indicaciones de los apuntes basados en las pruebas que se realizan antes con nosotros.

Modelo Alma Aguilar

Mi querida Marina, casi siempre abro los desfiles con ella.

Marina Pérez abriendo el desfile NY, Alma Aguilar.

Ultima entrevista!, mientras, visto a una modelo ya para el desfile!, vamos que nos vamos!.

Ya esta todo listo, cada modelo maquillada, peinada y por fin vestida, dentro del vestuario espera a que el regidor del desfile diga su nombre… y yo, que veo por primera vez como queda todo una vez arreglado, con el total look de la modelo y que me sudan las manos igual que a ellas.

Modelo a punto de salir a la pasarela.

En esos momento con miradas y cariñosos guiños, nos decimos mucho….

Modelo con tocado, esperando que le den la salida a pie de pasarela. (colección Formentor Alma Aguilar).

Ya esta… se apagan las luces del publico, se hace el silencio, comienza a sonar la música y se enciende la pasarela de forma mágica, el regidor cuenta hacia atrás del 10 al 1, y… salen ellas, siempre como si fuera su primer o ultimo desfile… estrenando zapatos incómodos y tacones imposibles cada 50 minutos, con los pies destrozados y con la mejor de sus caras…. y con ellas todo el trabajo de 6 meses, que en apenas 13 minutos regresa a nosotros ya desvirgado, pero eso si, lleno de esperanza… termina esta etapa y comienza otra.

Colección Formentor, Alma Aguilar

El que lo ve por primera vez, por profano que sea, no lo puede olvidar….

Alma

HISTORIA DE UNA COLECCIÓN…

En el mes de Junio del año 2009, un viaje casual lo cambio TODO.

Con la que iba a ser la colección de PRIMAVERA-VERANO 2010 a medio dibujar, con algún patrón hecho y bastante avanzada en tejidos (por cierto, todo este proceso os lo contaré en un post solo dedicado a ello), un viaje inesperado, inicialmente por trabajo y finalmente uno de los viajes mas importantes de mi vida, cambio muchas cosas… Algunas dentro de mí, difíciles de explicar… y una evidente y palpable…

MI COLECCIÓN.

Todo fue muy precipitado, lo decidimos y nos fuimos en apenas 4 días. Sin darme cuenta, una persona muy importante para mí (mi amiga Victoria Hannah) y yo, nos encontrábamos en el aeropuerto de Nueva Delhi, a mas de 48ºC, que apenas te dejaban respirar y en puertas de su “monzoon” (del que nos libramos por los pelos), con dos pequeñas maletas y los ojos muy abiertos.

Cartel en el aeropuerto de Nueva Delhi

A pesar de que Victoria me había explicado un poco lo que iba a ver, nunca estas prevenido para algo así. Tus emociones y tu alma necesitan vivir eso en primera persona para creérselo, y después de algunas lagrimas y de intentar acostumbrarte a la sensación difícil de saber realmente lo que pasa en el mundo mientras tu vives en tu nube, lo disfruté de la forma mas profunda que pude.

ESTABA EN LA INDIA.

Mercado en el centro, básicamente de tejidos.

Su olor, sus colores, su clima, sus miradas, sus mujeres, sus hombres y sobre todo sus niños, son algo que te llevas un poco para siempre contigo…

Niña Indu, fotografiada por Alberto Medina para “Miradas del Mundo”.

Rincón de una calle de Old Delhi

Madre con su hijo por camino a las afueras de la ciudad, lo mas cercano estaba lejos…

Centro de Nueva Delhi, al caminar, las zapatillas se pegaban al asfalto derritiéndose…

Voy a intentar centrarme en lo que este viaje me removió a nivel creativo, y algún día os contaré todo lo demás que me removió… Su pobreza, sus castas, los niños pidiendo en la calle clavándote los ojos en el alma, con su sonrisa eterna y corriendo tras de ti agarrándote la mano … y le dedicaré solo a eso otro post.

Asentamiento en la zona industrial de Old Delhi.

Nuestro día a día se sucedía entre los talleres de confección y bordados de Old Delhi, las tiendas de tejidos, los mercados de abalorios, piedras y lentejuelas, y nuestro increíble hotel, que hacía parecer ciencia ficción todo lo que el día nos había deparado. Y así, lo que iba a ser un viaje de prospección, dio para mucho mas.

Victoria recorriendo el mercado delante de mi.

Piscina del Hotel Overoy, tan maravillosa como irreal…

Al llegar al hotel cada noche, dibujé y dibuje, sin poder parar, a pesar del cansancio que me derribaba sin remedio. Y así nació la colección, como corrección o sustituta de la que ya estaba, y como irremediable desahogo de mis musas, que impactadas, necesitaban explotar…  no iba a ser yo quien les dijera que no, a pesar de lo que había que correr para poder hacerla.

Apenas 3 meses después, esto era “INDIA” en la pasarela…

Varios cambios de la colección, donde se pueden apreciar los colores y las siluetas

Otras salidas, con bordados, tocados…

Vestido que cerro el desfile “INDIA”

Detalle de camisa bordada en hombros, cinturón joya y tocado.

Vestido en georgette de seda plisado

 Su cultura, su tradición, la perfección sublime de algunas cosas, con lo imperfecto de todo lo demás, su luz, sus tejidos, sus texturas… ya no había remedio, todo eso era mi  colección.

Vestido que abrió el desfile con Marina Perez

En ella, los fucsias, los naranjas, los verdes, las sedas y los linos, los detalles dorados, los frunces y los bordados…

Chaqueta de crepe de seda fucsia y pantalón de gasa naranja

…se mezclan, inevitablemente occidentalizados, a través de mi tamiz y transcurren cerca de la alta costura con la que tanto me gusta coquetear.

Junto a los maravillosos tocados, las trenzas, el maquillaje, los complementos, la música y la escenografía,

Prueba de maquillaje y peinado (Agencia Cool/Beatriz Matallana) para el desfile, algunas semanas antes.

intenté que todo el mundo pudiera ver el día del desfile, al menos un poco de lo que yo vi, y creo que de algún modo lo conseguí.

Tocados de Vintage Waves para Alma Aguilar

Infinidad de bordados a mano y mucho trabajo artesano, enriquecieron la colección y nos permitieron evolucionar sobre lo que sabemos hacer.

Bordado hecho a mano sobre la prenda para el desfile

Y a mí particularmente, disfrutar como una enana mientras lo hacía…

Vestido que se convirtió en la novia mas vendida de la temporada (Pret a porter).

Un lugar al que volver mil veces y encontrar mil Indias distintas… en ello estoy.

Imagen final del desfile

Un lugar al que por muy duro que sea (y hermoso), hay que ir al menos una vez en la vida, para al regresar, entender lo que “tenemos” y ser capaces de disfrutar de ello con plenitud y sin egoísmo. Para entender por qué tenemos que ser generosos con el mundo y por encima de todo, por qué somos tan afortunados… solo por el hecho de nacer en un lugar u otro de este planeta nuestro…

Niños en Nueva Delhi

Una lección de vida…. que hoy comparto con vosotros a través de mi forma de expresión… de la forma que sé.

Alma

MI PRIMER POST….

Yo, (por cierto, no os cansaré con mis fotos!)

Con la definición de “Alma” que aparece en la portada, empezó la historia de mi primer desfile… Diseñé un tejido con esa frase estampada (nos lo fabricó además el que poco después se convertiría en mi mejor amigo, que ya no esta con nosotros, un besito para ti!…) y realicé las primeras prendas Alma Aguilar que desfilaron por una pasarela… Qué menos que hacerle un huequito a esa frase en mi blog. -Que nervios en ese primer desfile!, que momentos… recuerdo que entre toda la locura del ultimo minuto, busqué la mirada de mi marido en ese bullicio desconocido hasta ese momento para mi, y cuando la encontré, recobré la fuerza necesaria para poder seguir sin salir corriendo…-

Foto del backstage en uno de mis desfiles en Cibeles.

Me apetece contaros cosas relacionadas con la moda o no, que me inspiran, me gustan y disgustan, que pienso, que siento, que me remueven o alimentan el “Alma”, temas que espero os sirvan y os interesen.

Mi habitación

Mostrar cosas de mí que no sabéis y me gustaría compartir, cosas del mundo en general. Opiniones y hasta recetas de cocina o escapadas recomendables.

Aquí empezamos, veremos juntos donde llegamos!.

Mar y cielo de Ibiza, un lugar mágico para mi

Mas allá de mi CV o de cualquier trayectoria que se haya escrito sobre mi, si yo tuviera que definirme en cuatro líneas (quien dice cuatro dice dieciséis!), lo haría mas o menos así, al menos a día de hoy;

Soy Alma, una mujer nacida en Madrid una fría mañana de Enero, en 1976. Mis padres, artistas, bastante inmaduros, especiales y con serias dudas sobre si ya en ese momento se querían lo suficiente, decidieron que lo mejor para mí, sería que me criaran mis abuelos paternos, así fue, y aquí estoy yo. Tímida, valiente, cabezota, cariñosa, risueña, desordenada u ordenada (depende de cuando, como y donde), positiva, yo pensaba que frágil, pero el tiempo me esta demostrando que no.

Salma Hayek en los Oscar 2000, con vestido ALMA AGUILAR

Con el don de haber encontrado a la persona mas importante de mi vida, hace ya 21 años!!! y el de haber podido conseguir cosas con las que he soñado y ante las que a priori, no tenía muchas opciones…

Yo con 6 años

Mi familia

Alguien a quien le importa sobre todas las cosas su pequeña familia, y que adoraba a sus abuelos por encima de todo.

Mis abuelos, Angelita y Antonio

Sin muchos complejos, a quien le gustan las personas, el mundo, la vida y que no soporta las injusticias, la vanidad ni la estupidez. Alguien a quien en ocasiones la moda no le interesa nada y a quien normalmente le interesa todo.

Manos que no son mías

Me encantan los días de cielo azul, el olor a lluvia y a chimenea, el sonido del mar, los animales, pintar, viajar, hacer regalos, mirar a la gente las manos, ser muy amable con quien se lo merece, reconocer la humildad en la gente muy grande, reírme y hacer reír, comer, cocinar, uff me encanta cocinar! (alguna receta de mi abuela os pasaré).

Times Square

Pensar e intentar ponerme en el lugar del otro, poder esconderme tras mi melena de vez en cuando, dar buenas noticias, esquiar (lo que no haga uno por sus hijos!)…. y desde hace poco tiempo, conducir! y si es con buena música mejor!… Me chifla recoger del cole a mi hija mayor los días de lluvia, y lo orgullosa que ella está de mí, mirar a las dos en silencio cuando duermen… Y muchas otras cosas que ya os iré contando.

Mis dos hijas: Allegra y Angela.

Este es mi primer post y aquí os dejo por hoy!,  casi recién llegada de las vacaciones y comenzando las rutinas que en el fondo, tanto colocan nuestra mente (colegios, trabajo!!!) ya se sabe, animales de costumbres…

Alma